viernes, 3 de diciembre de 2010

Cómo hacer Cesto de caramelo

La verdad que con estas fotos no pretendo enseñar a hacer nada, simplemente mostrar lo que yo hice.
Advierto de eso porque para mí fue la primera vez que intenté hacer un cesto de caramelo para rellenar de frutas y posteriormente colocarlo encima de una tarta y aunque el resultado final, fue bastante satisfactorio, estoy segura que muchas de vosotras podríais hacerlo mejor.

El caramelo no es nada fácil de trabajar, necesita un punto de temperatura que tampoco es fácil de mantener, o está muy caliente y por tanto, demasiado líquido y no sirve, o rapidamente se vuelve demasiado denso y tampoco vale.
Este no fue mi primer intento, unos minutos antes había ido vertiendo el caramelo en un cuenco redondo de acero inoxidable, pensé que se despegaría fácil y sí se despegaba fácil, pero a trozos y yo lo quería entero, así que vuelta empezar. Esta segunda vez me serví de un cuenco pequeño con base redondeada y lo  forré de papel vegetal, de tal modo que quedase bien tirante y el papel sobrante lo fui pegando con cinta adhesiva en la parte de dentro del cuenco. Cuando lo tuve bien forrado, lo puse sobre un vaso y éste sobre una taza para que quedase lo suficientemente alto como para que fuese cayendo el caramelo y surgieran las formas caprichosas del caramelo.
Bien, al final ya estaba más o menos hecho, faltaba desmoldarlo y conseguir que no se rompiese en cuatro.
Lo dejé enfriar lo suficiente y con mucho, mucho, muuuuucho cuidado, fui despegando el papel desde dentro del cuenco y tirando de él hasta que el cesto quedó hecho. Bueeeno, respiré, me había quedado lo suficientemente bien como para poder albergar unas cuantas frutas dentro que era lo que pretendía.
Apagué la luz, eran más de las 11 de la noche, al día siguiente haría la tarta y la montaría con el cestito.

Ahhhhhhhh, pero cuando a la mañana siguiente llegué a mi cocina, vi que el caramelo se había derretido un poco, apenas nada, pero si seguía así, cuando llegase a la tarta podía ser un desastre. Pensé en una medida de "granurgencia" y fue poner un papel film en un plato y sobre él, poner el cesto y al congelador. Fue una buena idea, así me aguantó perfectamente hasta el momento del montaje.

Como el resultado ya lo veréis en el siguiente post, ya no os cuento nada más.

10 comentarios:

  1. Isabel, te ha quedado un cesto precioso.
    Te entiendo, muchas veces hasta que nos dsalen las cosa, primeros tiene que haber unos cuantos desastres....jejej.
    Pero el resultado ha merecido la pena.
    Ya estoy imaginándolo con unas bolitas de helado y sirope por encima.......uhmmm, que rico.
    besitos y feliz puente

    ResponderEliminar
  2. Ingeniería gastronómica llamaría yo a esto.
    un biquiño

    ResponderEliminar
  3. pues menuda super idea!!!me la apunto jeje vuelo a la receta de la tarta de orujo...+

    ResponderEliminar
  4. Isabel una maravilla de cesto y un gran empeño en hacerlo que eso vale un montón
    un besote desde el bazar de los sabores

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, yo habia echo hace años cupula de caramelo, es exactamente lo mismo pero no lo usaba para rellenarlo con fruta. el cuenco de acerlo lo untaste con aceite? Yo lo hacia así y bueno en aquel entonces me salia bien, ahora no se yo lo que saldria jejeje. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Que imaginación tienes chica, eres increible en el montaje de los platos. Besinos.

    ResponderEliminar
  7. ESta la hago yo, y ya te dire como me sale. La publicare en mi blog si no te importa y te nombrare, por supuesto. He visto poco pero me encanta.

    ResponderEliminar
  8. Yo lo hice ayer y hoy quitaré el papel, a ver cómo me queda ya te contaré. Besos y muchas gracias por esas ideas tan buenas que compartes con nosotr@s. Besos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber visitado esta cocina!!
Como nadie sé el valor del tiempo porque nunca encuentro el suficiente, así que más GRACIAS por tu comentario!! No tengo tiempo de participar en cadenas de premios o similares, os lo agradezco igualmente.